LivingPink

Decora tu vida

Cómo conseguir almacenamiento extra en cocinas pequeñas

Si vas poner de todo en tu minúscula cocina, vas a necesitar mucha imaginación y ayuda. Por suerte, tenemos una gran selección de productos que te ayudarán a poder rascar esos centímetros que necesitas.

Un portacuchillos magnético en la pared para guardar los cuchillos es una gran manera de mantener tus cuchillos cerca y ahorrar espacio en un pequeño cajón.

Cómo conseguir almacenamiento extra en cocinas pequeñas

Un riel colgado en la pared es perfecto para almacenar todas las cosas que puedes colgar en ganchos. Puedes poner todos los utensilios de cocina (cucharas de madera, ralladores, escurridores, coladores, abridores de latas, etc.), o también las ollas y cazos. Así serán fácilmente accesibles y ahorrará toneladas de espacio en los cajones.

Puedes ahorrar un montón de espacio en la cocina colgando el cubo de la basura en el interior de una puerta de la cocina. Los venden ya preparados para este propósito, enganchándolos de la parte de arriba.

¿Tienes poca encimera? Compra una tabla de cortar que se pose sobre la vitrocerámica o sobre el fregadero. Cuelga el portarollos de papel dentro de las puertas o debajo de un armario colgante.

Hay contenedores de especias magnéticos que se pueden pegar en la nevera, y no sólo puedes poner especias, puedes poner de todo. Se puede pegar sobre cualquier superficie de metal, o al lado del frigorífico.

Un estante duplica el espacio del armario y te ahorra tener que levantar una enorme pila de platos para llegar a una taza en la parte inferior. Los hay de muchos tamaños y materiales. Un accesorio parecido es una rejilla para colgar las copas y las tazas.

Nada transforma más una cocina pequeña que un carrito de cocina. De repente tienes un montón de espacio de almacenamiento adicional y una superficie para trabajar. Los hay de varios tamaños y materiales.

Un cesta enganchada en la puerta interior de un armario es un buen lugar para los artículos de limpieza, ya que son mucho más fáciles de alcanzar.

En el cajón de los cubiertos puedes poner dos filas que se puedan mover para poder acceder y tener ordenados todos los cubiertos y accesorios.

Utiliza el espacio que hay entre el frigorífico y la pared para crear un mini armario que vaya hasta el techo, en el que poder guardar la escoba y la fregona, o los paquetes y latas de comida.

También se puede aprovechar la parte de abajo de los armarios de cocina, que generalmente está desaprovechada, para crear un cajón en el que poder guardar los utensilios de repostería (moldes, bandejas, etc...).