LivingPink

Decora tu vida

Sugerencias para añadir un toque de color

Cuando estás en una casa de alquiler, tienes que adaptarte a la decoración presente, y es probable que el propietario no te deje hacer todo lo que pides. Una de las cosas que no suelen dejar hacer es pintar las paredes, y la mayoría están de color blanco.

Así que hay que ingeniárselas para aportar color con otros elementos. A pesar de que las paredes sean de un color neutral, puedes introducir colores audaces sin romperte mucho la cabeza. Y todo ello, sin gastar mucho dinero, pues no es una casa tuya.

Sugerencias para añadir un toque de color

Una pared blanca puede ser un gran telón de fondo para coloridos muebles, arte y telas, no es necesario pintarlo.

¿Cómo añadir color en una casa de alquiler?

Arte, arte, y arte.

Tanto si eliges una pieza grande o una composición con varios marcos más pequeños, decorar una pared con arte es fácil y no tiene porque ser caro. Si quieres puedes buscarlos en tiendas de segunda mano o vintage a buen precio.

Papel decorativo adhesivo.

Si no puedes quitar los muebles y son horribles, cúbrelos con papel decorativo adhesivo para hacerles un lavado de cara. Antes estaba limitado a unos pocos patrones, pero actualmente tenemos opciones infinitas. Luego solo hay que despegarlo y listo.

Recuerda que no es necesario pintar toda una habitación o cambiarla completamente para conseguir un gran impacto. Tan solo una pared o incluso un pequeño cubículo como la pared trasera de una librería ya puede ser suficiente.

Textiles.

Los textiles también son una gran manera de añadir color. Ya sean alfombras, ropa de cama, cortinas o incluso tela colgada en la pared a modo de papel pintado puede ser una gran idea para transformarlo completamente gastando poco dinero. Coloca una manta en el sofá o cúbrelo por completo si no te gusta su tapizado.

Los cojines también dan mucho juego, tanto en sillones, sofás y camas. Si no quieres que se vea algo que no te gusta, tápalo con un cojín o una manta.

Pintar ciertos elementos.

Aunque el presupuesto sea apretado, algo tan sencillo como una lata de pintura puede marcar la diferencia y crear un lugar más confortable y habitable. Puedes pintar los marcos de los espejos, de los cuadros, sillas, lámparas, cajas decorativas, etc.

Añadir pequeños muebles.

Aunque el piso o la casa estén amueblados, vas a necesitar comprar algún mueble si o si. Son con estos pequeños muebles donde podemos imponer nuestros gustos a la decoración y hacer que destaquen y resalten entre tanta sobriedad.