Cómo eliminar la celulitis de manera eficaz

Cómo eliminar la celulitis de manera eficaz

El verano, la llegada del calor y el cambio de armario de prendas gruesas a ropa más fresquita implica también que la celulitis queda mucho más visible. ¿Te estás preguntando cómo eliminar la celulitis de manera eficaz? Estás en el sitio adecuado.

Por supuesto, no pasa nada serio ni es un problema grave, pues se trata simplemente de una cuestión estética, ¡por lo que no debes avergonzarte por ello!

Aunque entiendo perfectamente que te incomode y que quieras acabar con su presencia.

Al fin y al cabo, aunque se trata de un problema muy habitual y que nos afecta con especial dureza a las mujeres (hasta el 85% de nosotras lo padecemos, una cifra nada desdeñable), si está tan extendido es debido a que es realmente complicada de tratar.

Por lo que, antes de nada, debes armarte de paciencia y tener claro que acabar con la celulitis es un proceso largo en el que hay que tener en mente diversos factores.

Además, te explicaré exactamente por qué se altera la dermis de esta manera y qué acciones de prevención son recomendables tener en cuenta, para que también puedes evitar que salgan nuevas marcas en tu cuerpo.

Con todo este repaso, quiero aportarte toda la información de relevancia para que luego tú misma valores las alternativas que mejor se vayan a adecuar a las características de tu piel y a tus gustos personales. Así que no pierdas detalle, ¡que comenzamos!

Todo lo que debes saber sobre la celulitis

Antes de nada, lo mejor es informarse a fondo sobre nuestro enemigo, para que podamos acabar con él con mayor eficacia, pues solo si descubrimos sus puntos débiles seremos capaces de hacer énfasis en ellos y de ganarle terreno en su propio campo.

Por tanto, en este punto vamos a hablar de cómo surge exactamente la celulitis y otros detalles relevantes que debes conocer al respecto.

¿Qué es exactamente?

También denominada lipodistrofia ginecoide, se trata de una acumulación de nódulos adiposos que se produce dentro del tejido subcutáneo.

Vamos, que hay agrupaciones de grasa que se crean en el interior de tu dermis. Eso es lo que le da a tu cuerpo ese aspecto poco estético que, por desgracia, tan bien conocemos la mayoría de mujeres.

En sus inicios, se pensaba que era un trastorno de la piel, pero en realidad su origen se sitúa en la fibra muscular, que se ve alterada, por lo que en realidad se trata de un problema metabólico que hace que nuestra dermis se vea abultada, generando la conocida como “piel de naranja” debido a su apariencia.

Por eso, es importante aplicar tratamientos adecuados para reducirlo.

Lo primero es tener claro si la celulitis se da de manera generalizada o si ha aparecido más localizada dentro del organismo.

Si es este último caso el tuyo, que sepas que suele ser más frecuentes en los brazos, el abdomen y el tren inferior, particularmente las caderas, los glúteos y los muslos.

¿Qué tipos existen?

Además de la zona en la que se ubica, la celulitis puede adoptar distintas apariencias dependiendo de la fase en la que se encuentre.

  • En la primera, la inicial, adquiere un tacto algo rugoso y toma una apariencia de hoyuelos que solo son visibles cuando pellizcas o aprietas la piel, e incluso puedes sentir ligeros hormigueos o una sensación de pesadez en el área afectada. En este punto debes vigilar estos momentos iniciales para que no vayan a más.
  • En la segunda ya es más visible, pues se aprecia a simple vista al estar de pie sin que podamos hacer nada por evitarlo, manifestándose como hoyuelos.
  • En la tercera, la celulitis ya se ha asentado, de forma que la vemos claramente incluso cuando nos tumbamos.
  • Y en la cuarta ya se aprecia lo que se denomina comúnmente “piel de naranja” debido a que la dermis se vuelve más compacta, dura y rugosa. En este último punto, es cuando es más incómoda -tanto a nivel físico, por el tacto que adopta- y más visible, pero también más difícil de eliminar.

En todas estas etapas, la piel puede manifestar diferentes aspectos, que variarán dependiendo de la persona afectada.

Por ejemplo, hay a quién se le endurece mucho la dermis (algo habitual en sus primeras etapas y en mujeres deportistas), pero también a quién le ocurre lo contrario, pues su piel queda flácida y blanda (es normalmente en caso de personas sedentarias y/o que han perdido mucho peso de golpe).

Además, hay un tercer síntoma, más molesto, que provoca dolores en las zonas con celulitis, que se ve hinchada e inflamada.

Este último caso es poco frecuente, pero realmente incómodo, por lo que, si lo padeces, lo mejor es que acudas inmediatamente a un especialista.

¿Por qué motivos surge y cómo prevenirla?

Los factores que influyen en la celulitis son diversos. Para empezar, nuestra rutina y ritmo de vida tienen mucho peso.

Por eso, es importante que llevemos una dieta equilibrada y variada, para evitar la obesidad, que aumenta la posibilidad de que nos salgan estas marcas.

Es recomendable evitar los alimentos con sodio y apostar por aquellos ricos en potasio y vitaminas, sobre todo la C y la E.

Además, el abuso del alcohol, el café y tabaco también resultan muy dañinos, mientras que beber agua de forma frecuente es indispensable. ¡No te olvides de la importancia que tiene una buena hidratación a la hora de mantener sano tu cuerpo y tu dermis!

Pero es que además si vestimos con prendas muy apretadas también estaremos aumentando el riesgo de que aumente la celulitis, por lo que debes evitar la ropa que sea muy ceñida. Del mismo modo, el deporte ayuda mucho, como veremos más adelante.

Por desgracia, hay otras cuestiones que son tan sencillas de manejar. Por ejemplo, el estrés, debido a que libera cortisol -una hormona que, entre otras cosas, aumenta los depósitos de grasa del organismo-, aumenta las posibilidades de sufrir celulitis.

Lo mismo sucede con los cambios hormonales (por eso el riesgo de celulitis aumenta durante la adolescencia y el embarazo), así como con nuestra herencia genética, que es imposible de modificar.

Cómo eliminar la celulitis de manera eficaz

Como hemos visto, hay multitud de factores que influyen en la aparición de la celulitis, por lo que el mejor remedio para combatirla -más allá de tener en cuenta los elementos de prevención y reducción de riesgos ya mencionados- es siempre acudir a productos especializados, que son los que actuarán con más eficacia, potencia y velocidad.

El poder de la cosmética para ponerle freno

De entrada, es importante el hecho de que se traten de productos que han sido especialmente diseñados para tratar este problema específico.

Además, hay tanta variedad en el mercado actual, que seguro que encuentras uno que se adapte al resto de características de tu piel. Para ponértelo más fácil, veremos los elementos en los que debes fijarte.

Fórmula

Para empezar, lo vital es la formulación. Es decir, los ingredientes que la forman, pero también el porcentaje en el que se encuentran.

Lo primero es que intentes que la mayoría de sus componentes sean de origen natural y que huyas de aquellos que cuenten con parabenos, con irritantes o con un exceso de conservantes.

De esta manera evitarás problemas de alergia, de irritación de la dermis, así como el temido efecto combinado.

En cuanto a los ingredientes recomendables, la carnitina, al tratarse de un reductor de grasa natural, es indispensable, al igual que otros activadores del metabolismo, como el extracto de Coleus forskohlii.

A su vez, busca principios activos que sean capaces de romper los nódulos adiposos, como son las algas fucus, las thiomucase y las hialuronidasas.

Además, que lleven entre un 2% y un 5% de cafeína en su formulación también viene de maravilla.

Si quieres quemar grasas, lipolíticos como el té verde o el cacao son beneficiosos. Mientras, para evitar que se formen células grasas busca extracto de josa o karkadé y, para mejorar la circulación, nada mejor que el aceite esencial de romero o el mentol.

Luego, en función de tu tipo, habrá otros elementos importantes. Por ejemplo, si tienes una celulitis acuosa, busca activos drenantes, como la hiedra, la cola de caballo o la vid.

Si tu piel de naranja es muy dura, apuesta por la tiomucosa, y si tu caso es el contrario, busca activos reafirmantes como la centella asiática, el silicio o el retinol.

¿Quieres saber cuál es mi opción favorita? Sin duda la crema de Akento Cosmetics

Método de empleo

Después de haber elegido la mejor formulación para tu caso, es importante que tengas en cuenta que la manera de aplicar el producto es casi tan importante, pues un mal uso derivaría en el desperdicio de la crema.

Para evitarlo, vamos a ver todos los pasos a seguir.

Como siempre, la zona a tratar deberá estar limpia y seca para que el producto penetre con mayor facilidad.

También con este objetivo, será importante que lo extiendas mientras realizas un pequeño masaje. Por eso, la técnica del pinzado-rodado es la más recomendada.

¿Que de qué se trata? De un método que consiste en pellizcar ligeramente la zona para romper los nódulos adiposos y estimular que se libere la grasa que se ha ido quedando acumulada.

Para que funcione mejor, primero es recomendable pellizcar los pliegues en sentido vertical y después en horizontal.

Te interesará: Cellublue, ventosa anticelulitis ¿Funciona?

Además, debes repetir esta técnica varias veces para que los resultados que ofrezca sean mejores. ¡Pero no te pases de fuerza, que tampoco hace falta que te hagas daño!

En cuanto a la frecuencia, variará en función del producto, aunque lo habitual es que tengas que aplicarla un mínimo de una vez al día. Por tanto, la constancia será tu mayor aliada a la hora de potenciar los efectos y reducir la celulitis al máximo.

Además, es recomendable que combines tu crema anticelulítica con un producto exfoliante corporal que utilices una vez por semana, para renovar la dermis y conseguir así los mejores resultados posibles.

Si sigues estos consejos, seguro que en unas semanas empiezas a notar cambios visibles y una mejora considerable. ¡Así que ánimo con ello!

Los mejores remedios caseros

Con un puñado de ingredientes naturales puedes preparar varios remedios que te ayudarán a reducir la celulitis.

Por ejemplo, si tu piel de naranja es persistente, apuesta por un exfoliante creado a base de café: mezcla media taza de este aromático producto molido con unas cucharadas de azúcar moreno y mezcla hasta obtener una textura lo suficientemente pastosa como para extenderla unos minutos sobre la piel. Después enjuaga con abundante agua, ¡y disfruta de los resultados y del olor!

Una alternativa igualmente eficaz es triturar media papaya y mezclarla con unas cucharadas de azúcar moreno, y luego aplicar el producto y dejarlo actuar de la misma manera.

En caso de que quieras una crema reductora casera, solo tienes que mezclar unas cucharadas de aceite de eucalipto con otras de aceite de oliva y unas gotitas de zumo de limón recién exprimido.

Para mejorar la hidratación, nada mejor que una mezcla de vinagre de manzana con una cucharadita de miel.

Y, si no te apetece andar removiendo, apuesta por los aceites esenciales aplicados directamente sobre la celulitis, que nutrirán a fondo e incluso tendrán un efecto calmante.

La importancia del deporte

Por supuesto, hacer ejercicio a diario y evitar el sedentarismo también será fundamental para acabar con la celulitis.

Para ello, debes combinar ejercicios de cardio prolongados en el tiempo (como salir a correr, nadar o montar en bici, que ayudan a fortalecer el cuerpo y tonificar los músculos) con otros de alta intensidad, como el kick boxing o las carreras de poca duración.

A su vez, es interesante que lleves a cabo ejercicios semanales de resistencia y fuerza, como hacer zancadas llevando algo de peso u apostar por las sentadillas, que tienen la ventaja de que se pueden realizar en cualquier lugar y encima son muy beneficiosas.

Otros apuestas interesantes son los saltos de rana, las elevaciones de rodilla o, si eres más experta, los burpees.

También es importante que evites estar mucho tiempo sentada con las piernas cruzadas o en la misma postura, y que optes mejor por el agua fría, que te ayudará a reactivar la circulación, así que apuesta por este tipo de duchas refrescantes tras hacer deporte, ¡que encima ahora que llega el calor sientan de lujo!

Otros trucos útiles

También existen otra serie de trucos que viene bien tener en cuenta.

Además de una alimentación sana baja en sales -para evitar la retención de líquidos-, debes hidratarte bien.

Ten a tu lado siempre una botella de agua o dale caña a las infusiones diuréticas como la cola de caballo o aquellas con múltiples beneficios, como el té verde. Encima, si las guardas en un termo, seguro que te refrescan el doble.

Además, cepillar a diario las áreas del cuerpo con celulitis te ayudará a mejorar la circulación sanguínea y linfática, de manera que el organismo elimine las toxinas que pueden fomentar la aparición de celulitis.

Cómprate un buen cepillo de cerdas naturales y realiza suaves movimientos circulares, para no llegar a irritar la piel.

Del mismo modo, emplea un guante de lufa cuando te duches, para acabar con las células muertas acumuladas.

Conclusión

Recuerda que la celulitis es un problema habitual y que no debes sentirte mal por ello. Y tampoco pierdas de vista que la constancia y el esfuerzo serán determinantes a la hora de obtener buenos resultados.

Así que apuesta por un ritmo de vida sano, hidrátate, haz deporte y confía en el cosmético anticelulítico que mejor se adapte a tus necesidades.

Ahora sí, después de todo lo visto espero que te haya quedado claro tanto qué es la celulitis como que puedes hacer para eliminarla de manera eficaz. Con todo esto, seguro que consigues los resultados que buscas. ¡Mucho ánimo!

Lo último