Cómo hacer un gel desinfectante de manos en casa

Cómo hacer un gel desinfectante de manos en casa

En cuestión de pocos días, los estantes de todos los establecimientos, incluyendo los comercios online, han quedado vacíos de botellas de gel hidroalcohólico.

Y no es de extrañar, tras el auge del Coronavirus que cada vez se cobra más víctimas.

¡Que no cunda el pánico! Hoy te vamos a enseñar cómo preparar tu propio antiséptico casero para evitar un posible contagio de la enfermedad.

No te alarmes ni te preocupes, puesto que las pautas que hay que seguir para hacer tu gel de manos antibacteriano son muy sencillas y rápidas.

Los ingredientes son muy fáciles de adquirir, así como los utensilios para llevar a cabo la elaboración.

Además, no sólo vas a aprender a fabricar un desinfectante eficaz, sino que asimismo te brindamos las claves para añadir las fragancias que más te gusten a la fórmula y poder personalizar el olor a tu gusto.

A su vez, podrás aprovechar los beneficios que los aceites esenciales te ofrecen tanto a nivel de salud como de belleza. ¿Empezamos?

Pasos para elaborar el desinfectante de manos casero

1

El lavado de manos con agua y jabón es la forma tradicional, así como la más conveniente para dejarlas limpias.

Sin embargo, no siempre tenemos a nuestro alcance un grifo cerca con el que poder llevar a cabo la limpieza, y el gel hidroalcohólico es la solución perfecta para estas ocasiones.

Aparte, si tenemos en cuenta que combate muchos tipos de gérmenes, lo más sensato es llevar siempre un frasco de desinfectante encima (con más ahínco en los tiempos que corren).

¿Todavía sales a la calle sin tu pequeño frasco de gel antibacteriano? ¡Reúne los siguientes ítems y ponte manos a la obra!

Utensilios

Por suerte, las herramientas necesarias para realizar el proceso se pueden encontrar muy fácilmente en casa y son las siguientes:

  • Un bol o cuenco
  • Una cuchara o espátula
  • Un embudo
  • Una botella vacía y limpia de jabón en líquido o cualquier recipiente semejante con tapa.

Ingredientes

2

Los componentes necesarios también puedes hallarlos en tu hogar, pero en caso de no disponer de ellos, se pueden comprar en cualquier supermercado, comercio especializado o farmacia:

  • Una botella de alcohol isopropílico de al menos un 65% (contra mayor sea el porcentaje, más eficacia germicida poseerá el producto final)
  • Un gel puro de aloe vera (a poder ser el que contenga más pureza posible, puedes cerciorarte de la información sobre dicho grado en el INCI que figura en el envase)

Elaboración

Ahora que ya tenemos todo lo necesario, es el momento de proseguir con la preparación:

  1. Añade en el bol una cantidad aproximada de 2/3 de una taza de alcohol y 1/3 de proporción del jugo de aloe vera y mezcla ambas sustancias con la ayuda de la cuchara hasta que se aprecie uniforme. Si lo prefieres, puedes utilizar una batidora eléctrica para ir más rápido.
  2. Vierte el resultado directamente del bol a la botella utilizando el embudo y siempre tapando el gel con el tapón.
  3. ¡Ya tienes tu gel desinfectante de manos casero!

Puedes meter la formulación en pequeños frascos para poderlos llevar siempre encima, en un neceser, en el bolso, en la mochila, en la maleta de viaje, en la bolsa de deporte etc….

Estos diminutos envases se compran en muchos sitios, como por ejemplo en el apartado de aseo personal de los supermercados, tiendas de bazar, perfumerías, entre otros.

Asimismo, puedes reutilizar botes diminutos ya gastados de otros productos que poseas.

Ten en cuenta que deberás conservar el gel de manos en un lugar fresco y seco, además de mantenerlo lejos de la luz solar directa para alargar al máximo su vida útil que suele ser de unos 6 meses aproximados.

Y si prefieres no perder tiempo, aquí tienes una selección con los mejores geles hidroalcohólicos comerciales.

Gel hidroalcohólico con aroma

Es cierto que los aceites esenciales proporcionan aromas que deleitan en todos los sentidos, pero sus bondades no se limitan ahí, dado que van más allá del mero hecho de otorgar una fragancia atractiva.

De hecho, los aceites esenciales se usan desde antaño en todo el mundo, pues sus efectos curativos para las dolencias emocionales, físicas y mentales son muy eficientes.

Se sabe que inhalar diversos olores concede lucros psicológicos y físicos denominados aromaterapia.

Si usamos aceites esenciales en la elaboración del gel desinfectante podremos obtener ventajas en el ámbito de la salud, la belleza y la higiene personal, es decir, aparte de aportar un divino olor a nuestras manos, trataremos problemas mentales y/o físicos determinados.

Para ello, deberás añadir a la fórmula una proporción de líquido adecuado, y mezclarlo todo (paso 2) Ten cuidado de no excederte con la cantidad.

Aceites esenciales de aromaterapia

Si optas por incluir aceites de aromaterapia en tu gel de manos antibacteriano, experimentarás una experiencia terapéutica única y a la par, liquidarás los posibles gérmenes presentes.

Puedes utilizar sólo un tipo de aceite esencial o mezclar varios para conseguir tu fragancia personalizada.

Los más conocidos son los aceites esenciales de la siguiente lista:

  • Limón. Posee propiedades beneficiosas aliviando los estados depresivos y la tristeza. Asimismo, aumenta las energías.
  • Lavanda. Es excelente promoviendo la sensación de tranquilidad, así como la relajación.
  • Romero. Exitoso mejorando la mente y el estado de alerta, reteniendo información y concediendo memoria.
  • Menta. Es de gran ayuda a la hora de calmar estados de nervios y mejorar la lucidez mental.
  • Canela. Reduce en gran medida la somnolencia y aumenta la concentración.

Aceites esenciales medicinales

Estos tipos de aceites medicinales contienen elementos de origen natural que aportan beneficios medicinales y curativos que ejercen su función al inhalarse o aplicarse en la epidermis.

Estas esencias son muy célebres por sus propiedades antivirales, antifúngicas y antibacterianas. Así que es lógico que queramos beneficiarnos de dichas cualidades en nuestro gel de manos desinfectante.

A continuación, te presentamos los aromas más utilizados (algunos aparecen también en el apartado anterior):

  • Árbol del Té. Es muy popular por ser un antiséptico y antibacteriano en las aplicaciones por vía tópica.
  • Eucalipto. Es genial aliviando los dolores musculares y por proporcionar una acción antibacteriana. Es de gran ayuda despejando las fosas nasales y fortaleciendo el sistema inmunitario al inhalarse.
  • Lavanda. En las aplicaciones en la piel es exitoso por aliviar las irritaciones cutáneas tenues. También funciona aliviando las migrañas y los dolores de cabeza.
  • Canela. Tiene la fama de ser un potente antiséptico y a la par, es un aliado a la hora de reducir los dolores de cabeza y las migrañas.

Después de toda la información que te hemos facilitado ¿A qué esperas para elaborar tu propio gel de manos desinfectante en la comodidad de tu casa?

Lo último