Cómo hacer un desmaquillante casero

Cómo hacer un desmaquillante casero

Un mandamiento de belleza que todas las mujeres sustentamos es el de quitarnos el maquillaje todas las noches, por el bien de nuestro delicado cutis.

Si no lo eliminas de la piel te expones a obstruir tus poros, lo que empeora el acné; e impides que las células muertas acumuladas se eliminen, lo que causa opacidad. ¡Por tu bien, desmaquíllate!

Y lo segundo más importante que debes hacer es encontrar un desmaquillante que realmente pueda eliminar todo el maquillaje rebelde, pero sin el mismo esfuerzo que se requiere para lavar un plato sucio con un estropajo.

Y en los días en que te des cuenta que solo te queda una última gota de agua micelar, o si estás buscando un limpiador natural que no reseque tu tez, los desmaquillantes caseros pueden ser de gran ayuda.

Lo que necesitas para el desmaquillante DIY

Mientras que muchos productos comprados utilizan jabones y surfactantes para aflojar la tensión superficial del agua, haciendo que las moléculas sean más "resbaladizas" y por lo tanto más capaces de eliminar la suciedad y la grasa, los cosméticos caseros cuentan con el aceite para disolver el maquillaje.

Los aceites -como el de coco, de oliva, de argán y otros- se utilizan a menudo como base de los desmaquillantes caseros porque pueden eliminar el maquillaje a base de aceite, como la base, el corrector, el rímel o el pintalabios.

Sólo recuerda: El aceite de coco y de argán pueden obstruir los poros, así que si eres propenso al acné, opta por el aceite de oliva o de jojoba.

Este último es hidratante y antibacteriano, pero lo mejor de todo es que tiene una composición muy parecida a la del sebo de nuestra tez, por lo que ayuda a mantener a raya los poros obstruidos y la grasa no deseada.

Otros ingredientes habituales incluyen el hamamelis -con propiedades antiinflamatorias- y la vitamina E -un gran antioxidante y calmante-.

También verás que se añaden aceites esenciales a la mezcla, aunque debes tener cuidado con tu elección, pues algunos pueden resultar irritantes para la piel sensible.

Cuando se trata de crear tu propio desmaquillante, ten en cuenta que los ingredientes que son antiinflamatorios son los más seguros de usar. Un ingrediente comodín es el yogur, que es seguro para la mayoría de los tipos de piel y descompone las partículas de la superficie y la piel muerta.

Cómo hacer un desmaquillante casero

Si te aferras a lo básico de la piel, un desmaquillador casero te servirá. "Los aceites ligeros y suaves como la jojoba, el girasol y las semillas de camelia son ideales para usar alrededor de la zona sensible de los ojos y para desmaquillar eficazmente

Ingredientes

  • 60 ml de aceite de girasol
  • 2 cucharadas de aceite de argán
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba
  • 1/2 cucharadita de vitamina E
  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • Botella de vidrio de 150 ml con bomba

Indicaciones

  1. Mezcla todos los ingredientes en un recipiente.
  2. Viértelo en el recipiente con bomba y agita.
  3. Humedece tu cara y frota una pequeña cantidad de aceite sobre la cara y alrededor de los ojos. Retíralo con agua tibia y un paño húmedo.
  4. Continua con el limpiador de tu elección.

Puedes conservarlo hasta un año almacenado fuera de la luz solar directa.

Para una opción aún más sencilla, prueba este otro de 4 ingredientes:

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 60 ml de aceite de coco derretido
  • 1 cucharada de hamamelis
  • 6 gotas de aceite de vitamina E

Indicaciones

  1. Mezcla el aceite de oliva y el aceite de coco hasta obtener una consistencia homogénea.
  2. Añade el hamamelis y la vitamina E y mézclalo de nuevo.
  3. Viértelo en un frasco de vidrio.

Puedes conservarlo hasta un año almacenado fuera de la luz solar directa.

Qué considerar antes de usar el desmaquillante casero

Como cualquier producto de belleza DIY, el desmaquillante casero viene con algunas advertencias.

La piel es un órgano único y funciona mejor a un nivel de pH concreto. Cualquier cosa que sea más ácida o básica que tu piel, puede romper la barrera lipídica natural y causar inflamación y brotes.

Generalmente, el desmaquillante o el agua micelar comprado en la tienda tiene menos "errores de uso" que el desmaquillante hecho en casa.

Esto es debido a que los limpiadores modernos se desarrollaron pensando en la suavidad. Las compañías de cosméticos prueban sus formulaciones antes de que lleguen a los estantes, algo que nosotros no podemos permitirnos el lujo de hacer.

Si quieres estar más segura, puedes probar antes el producto en una pequeña zona de tu piel para asegurarte de que tu poción casera sea amable con tu cutis.

Lo último