Mi opinión sobre Somatoline Anticelulítico Crema Termoactiva

Mi opinión sobre Somatoline Anticelulítico Crema Termoactiva

A veces siento que por mucho que me esfuerce, la piel de naranja va a continuar ahí. Sin embargo, todavía no me rindo y sigo en mi búsqueda del producto más eficaz. Así es cómo he llegado hasta Somatoline Anticelulítico, del que te hago una review.

Pero te adelanto que de todos los que he probado, el anticelulítico de Akento Cosmetics es el que mejor resultados me ha dado. Más abajo te explico porqué.

Desde que comenzara el confinamiento, he estado aprovechando todo el tiempo que ahora paso en casa para dedicarme el tiempo del que antes no disponía.

Mi melena está más lustrosa, mi cuerpo más tonificado y mi piel más sana. Pero la celulitis es lo único que todavía se me resiste.

En los últimos meses, he probado uno tras otros los mejores cosméticos según Internet, con la esperanza de encontrar alguno que estuviese a la altura de lo que promete. Por ahora, no he tenido demasiada suerte. ¿O sí?

Precisamente de todo esto es de lo que te voy a hablar en esta reseña, en el que te explicaré desde mi experiencia cuáles son las características de esta crema y qué efectos ha conseguido en las semanas que la he estado aplicando de forma constante.

Te interesará: Descubre el mejor anticelulitico del mercado

Por supuesto, también te comentaré cuestiones relacionadas con su precio, su envase y, en general, con si creo que merece la pena que gastes tu dinero o no.

Además, cerraré con otra recomendación, una igualmente personal, de un producto alternativo que, ya te aviso, me ha conquistado.

Antes de ponernos manos a la obra, solo quiero aclarar que es muy importante que no pierdas de vista que estos hoyuelos que se forman en la piel son puramente estéticos y no tienen consecuencias nocivas o potencialmente peligrosas en nuestro organismo.

A su vez, son una afección muy habitual en el caso de las mujeres, por lo que no debes preocuparte. También es importante que no te agobies.

Si quieres eliminarlas para lucir una piel más tersa y firme, es estupendo... siempre y cuando eso no te lleve a obsesionarte con este objetivo.

Con todo esto en mente, tampoco pierdas de vista que para conseguir mejores resultados debes seguir un ritmo de vida sano, lo que incluye una dieta variada y que hagas ejercicio todas las semanas. Solo así lograrás de verdad cambios visibles y prolongados en el tiempo.

Ingredientes y propiedades: la importancia de la fórmula

Si te interesa mínimamente el mundo de la industria cosmética y de los cuidados, seguro que a estas alturas ya tienes claro que el punto más importante que determina la eficacia de un producto es precisamente su fórmula.

Es decir, los ingredientes que lo conforman, pero también las cantidades en las que se encuentren y las combinaciones que realicen entre sí.

En general, es beneficioso cuanto más naturales sean, así como que no haya sustancias nocivas.

En este caso, al tratarse de una crema termoactiva (no la confundas con el gel crioactivo, otro producto de la marca con el que comparte nombre, por lo que puede ser confuso), sus compuestos generan un agradable efecto calor.

Esto es posible gracias a que entre sus principios activos encontramos los siguientes:

  • Hasta un 5% de cafeína, cuya potente acción lipolítica favorece la reducción de los cúmulos de grasa de nuestro cuerpo.
  • Extracto natural de escina, una saponina de origen natural cuya acción drenante permite eliminar el exceso de líquidos, reduciendo visiblemente el volumen.
  • Extracto de jengibre, capaz de aumentar y mejorar la elasticidad natural de los tejidos cutáneos, de modo que no se rompan y den lugar a la piel de naranja.
  • Menta, un ingrediente que fomenta la microcirculación -permitiendo así que la sangre aporte los nutrientes necesarios a las áreas afectadas- y que, encima, aporta un agradable toque de frescor que resulta muy calmante.

De entrada, suena lo suficientemente llamativo como para resultar atractivo.

Sin embargo, lo que Somatoline no destaca es que en su formulación también encontramos perfume añadido, un compuesto que resulta bastante abrasivo con la piel, por lo que puede resultar dañino.

Por tanto, no considero que el producto sea adecuado para aquellas personas con la piel sensible, con problemas de alergia o que padezcan dermatitis atópica, sobre todo si se encuentran durante un brote o tienen el área afectada por rojeces o picores previos.

Un suave masaje con efecto térmico: cómo debes aplicar el producto

El siguiente punto en el que conviene fijarse es en las instrucciones relacionadas con el método de empleo, ya que un mal uso nos puede llevar a desperdiciar un buen cosmético.

Y, con el dinero que cuestan y el tiempo que invertimos a diario en usarlos, seguro que no quieres eso.

Tampoco te preocupes, porque utilizarlos de la forma correcta es realmente sencillo y no guarda ningún secreto.

Simplemente debes tener en mente una serie de pautas muy sencillas que potenciarán al máximo sus efectos.

Para empezar, solo debes extender la crema sobre la piel previamente limpia y seca. Por eso, lo ideal es que la uses después de haberte duchado, pues la dermis todavía tendrá algo de humedad retenida, lo que permite que el producto penetre mejor.

Como no siempre es posible, también sirve con que antes de comenzar le pases una toalla o paño humedecido a la zona a tratar, para así eliminar la suciedad, de manera que luego no la acabes extendiendo por toda la dermis.

En la misma línea, no te olvides de lavarte bien las manos.

A continuación, extrae una pequeña cantidad y comienza a aplicarla por el área en la que haya celulitis, intentando que quede repartida de forma homogénea.

Te interesará: Consejos para eliminar la piel de naranja

Ten en mente que es mejor ir poco a poco hasta cubrir todo el lugar elegido frente a acabar con el cuerpo embadurnado y pringoso.

En cuanto a la mejor manera de extenderla, tienes que hacerlo realizando una ligera presión y movimientos circulares, como si se tratara de un masaje.

Esto ayuda por un lado a reactivar la circulación sanguínea de la zona y, por otro, a fomentar que la piel asimile el producto por completo.

No vayas con prisa e intenta disfrutar del momento. Al fin y al cabo, su textura cremosa en gel resulta muy refrescante debido al efecto térmico frío-calor que proporciona en cuanto entra en contacto con la dermis.

Por tanto, entiende este proceso como unos minutos reconfortantes que te dedicas a ti misma. Seguro que con todo lo que te esfuerzas a diario, te los tienes bien ganados.

Por desgracia, aunque me gusta el tacto y el resultado calmante que proporciona la crema, no me ocurre lo mismo con la fragancia, ya que cuenta con un olor que considero demasiado intenso y que me acompaña durante varias horas antes de desaparecer.

Llegadas a este punto, estarás ya esperando a que el producto acabe de absorberse. Por suerte, no tarda demasiado, aunque antes de que ocurra es posible que notes tras la oleada de calor un pequeño hormigueo.

Si es así, no te preocupes, ya que no es nada peligroso o por lo que debas alarmarte. Por mucho que pueda parecerlo, no se trata de una reacción adversa a Somatoline anticelulítico.

Es, simplemente, una señal de que está haciendo efecto y de que se encuentra trabajando para eliminar la piel de naranja.

Respecto a la frecuencia, como viene siendo habitual en este tipo de cosméticos, tendrás que utilizar el producto todos los días (por la mañana o por la noche, tú decides), sin excepción, durante al menos 4 semanas, que es lo que tarda en desplegar su potencial al máximo.

Un envasado seguro y un precio elevado: otros detalles clave

Lo siguiente a lo que debes prestar atención es a un factor al que no siempre le damos la importancia que merece.

Me refiero al packaging, pero no solo a su diseño (aunque es inevitable valorarlo, que las cosas entran por los ojos y eso es normal), sino a sus propiedades.

En el producto que nos ocupa, tengo que reconocer que su estética me parece bastante tosca y poco atractiva. Tanto la caja como el bote tienen demasiado texto y una mezcla de colores apagados que resulta poco llamativa.

De todas formas, es algo que estoy dispuesta a pasar por alto simplemente porque cumple con creces en el resto de aspectos, que son los importantes de verdad. Vamos, que priorizo lo funcional a lo bonito.

Para empezar, porque su formato opaco evita que los rayos del sol deterioren la crema. Pero es que además su cómodo dispensador impide el desperdicio a la vez que protege el contenido de las partículas de suciedad que puedan venir del exterior (normalmente, de nuestras manos).

Todo esto hace que resulte cómodo y, sobre todo, muy higiénico. A su vez, el tubo alargado hace que no sea muy pesado, por lo que podrás llevártelo de viaje sin problema o hasta meterlo en el bolso.

Otro detalle que me gusta es que contiene 250 ml, una cantidad que está bien teniendo en cuenta que es necesaria una buena dosis en cada aplicación, sobre todo si tienes la piel de naranja muy repartida por todo el cuerpo.

Sin embargo, flaquea otra vez en el precio, ya que un bote suele costar algo más de 40€, dependiendo de donde lo compres.

Es decir, que si te ofrece los resultados que buscas, merecerá la pena. Pero, si no es el caso, es un desembolso muy grande como para simplemente probar suerte.

Mi opinión personal sobre el anticelulítico de Somatoline

Ya para cerrar, vamos al punto fuerte de este artículo y a lo que seguramente más te interese. Porque, más allá de detalles técnicos o de valorar sus distintos aspectos, lo que priorizamos a la hora de decantarnos por un producto son los resultados que nos ofrece.

Es interesante hablar primero de las promesas que nos hace la marca, pues Somatoline asegura que su crema termoactiva es capaz de reducir de forma notable hasta la celulitis más arraigada en cuestión de 15 días.

Te interesará: Descubre todos los tipos de celulitis que existen y cómo eliminarlos

Afirma que es posible gracias a que reduce los nódulos adiposos.

Esto se debe a que -como actúa directamente sobre ellos- puede desplazar, quemar y disolver la grasa que los forman, haciendo que la piel quede tersa, tonificada y libre de hoyuelos.

Al mismo tiempo, disminuye la retención de líquidos (reduciendo el volumen de manera natural), previene que se formen más cúmulos grasos y evita el efecto caída.

Pero… ¿Es capaz de cumplir con todos estos puntos o acaban sus palabras cayendo en saco roto? Veamos.

De entrada, reconozco que el método de empleo me parece adecuado: no te roba demasiado tiempo, no deja una sensación grasa después y resulta agradable, ya que personalmente me encanta el efecto calor y el posterior frescor que me aporta a la piel.

Además, en unos pocos días se suaviza de forma notable la dermis. No solo queda muy sedosa al tacto, sino que además se aprecia más uniforme, sin tantos pliegues irregulares.

Esto hace que la celulitis se difumine, siendo menos visible a simple vista a las dos semanas. Pero, cuidado, porque esto solo ocurre con aquellas marcas que de entrada eran más ligeras o sutiles.

A pesar de todo, decidí seguir con el tratamiento y llegar al mes de uso, ya que se suponía que para entonces su eficacia reductora se potenciaría al máximo y que incluso podría perder alguna talla.

Sin embargo, no ha sido así del todo, puesto que en las zonas con piel de naranja más marcadas (los muslos en mi caso) la celulitis sigue prácticamente intacta. Algo más ligera, quizá, pero tan dispuesta a seguir ahí como el primer día.

Por eso, aunque por un lado es cierto que consigue nutrir la dermis, hacer que se sienta más suave, reducir la retención de líquidos, prevenir la aparición de nuevas marcas y eliminar aquellas más sutiles, hay otros puntos que no cumple.

Ni es capaz de eliminar la celulitis más arraigada ni disminuye el volumen de forma que sea notable.

Encima, como cuenta con algunos irritantes, resulta algo molesto de aplicar en áreas que sean más sensibles.

Por eso, he seguido buscando alternativas. Y así es como he llegado al producto del que voy a hablarte a continuación.

Prueba una buena alternativa: el anticelulítico de Akento Cosmetics

Ya te lo he comentado al comienzo del artículo, pero mi misión en plena pandemia parece que se ha convertido en probar todos los anticelulíticos del mercado.

Tantos he usado, que ya estaba comenzando a perder la esperanza. Pero entonces ha aparecido el producto de Akento Cosmetics.

Esta marca tan interesante me había ofrecido grandes resultados en otras ocasiones. Así que, cansada de las reacciones alérgicas y de los cambios poco visibles, decidí confiar en su propuesta y darle una oportunidad.

De entrada, ya me enamoró el hecho de que su formulación es a base de ingredientes naturales de eficacia demostrada. Es decir, que esta vez no tiene fragancia, pero tampoco parabenos, irritantes, alcoholes o colorantes.

Como además cuenta con muy poquitos conservantes, no tenemos que preocuparnos del temido efecto combinado, que tan nocivo resulta a largo plazo como resultado del uso continuo de diferentes cosméticos.

A su vez, esto hace que la fecha de caducidad sea elevada, por lo que no se pondrá mala aunque tardas en gastarla. A una perfecta conservación ayuda su práctico e higiénico envasado airless, opaco y con dispensador.

En cuanto al método de empleo, resulta muy cómodo. También aporta frescor, pero es que encima se absorbe mucho más rápido gracias a su ligera textura (sencilla de extender) y deja un gran efecto calmante, que es muy placentero.

Pero lo mejor está por llegar, pues en cuestión de apenas dos semanas hasta la celulitis más rebelde comienza a desaparecer de manera muy visible.

Te interesará: Prueba estos remedios caseros que te ayudarán a erradicar la piel de naranja

Esto es posible gracias a que el producto acaba con el exceso de grasa acumulada al mismo tiempo que disminuye la inflamación, desintoxica la dermis, mejora el flujo sanguíneo y acelera el metabolismo.

El resultado es que en menos de un mes notarás tu piel más nutrida, sana, tersa, firme y libre de marcas, tanto porque acaba con las arraigadas como porque impide que aparezcan nuevos hoyuelos.

Encima, consigue todo esto con una relación calidad/precio realmente envidiable, pues el bote con 200 ml cuesta menos de 30€.

Es decir, que no tendrás que rascarte demasiado el bolsillo para darle a tu cuerpo el cuidado que merece.

Otros productos similares que he probado son: el de Shiseido, y la ventosa Cellublue

Por tanto, si tu piel de naranja es suave o te gusta disfrutar de un producto termoactivo, Somatoline anticelulítico será una buena opción, como te cuento en mi review. Pero si necesitas algo más potente y a mejor precio, no dudes en confiar en la alternativa de Akento Cosmetics.

Lo último